Cómo tener tu propio cine en casa

tu propio cine casa

¿Quieres disfrutar de una buena película pero sin las largas filas, el tráfico y los niños llorando? Las televisiones cada vez son más grandes y mejores pero la experiencia de ir al cine es algo especial.

Ir al cine tiene muchos beneficios como los tráilers iniciales, las palomitas, las luces apagadas y ese sonido envolvente que nos sumerge en el film. Pero, puedes tener todo esto en casa y sin las molestias del cine tradicional.

Aquí te dejo una guía de todo lo que necesitas para tener tu propio cine en casa.

Debido a la pandemia los cines en casa se han multiplicado, nuestra única distracción durante estos meses. Y, una buena manera de olvidarnos por un momento de todos los problemas en el exterior.

Sin embargo, montar un cine en casa con todo lo necesario es una misión bastante exigente y, a menudo está determinada no sólo por el lugar disponible sino por tu presupuesto.

🤔 ¿Por qué necesitas un proyector y no una televisión?

Lo primero que debes saber es que sin importar lo grande que sea tu televisión, ya sea 4k u 8k, la experiencia más parecida a una sala de cine nos la ofrece un proyector. La principal ventaja frente a los televisores, es que, para uso doméstico, la relación precio por pulgada suele ser mucho más favorable que la de los televisores.

En este orden de ideas, en el mercado podremos conseguir proyecciones de imágenes de 90, 100 o 120 pulgadas, por menos de 1000 euros. Tamaños que, o directamente no existen en formato televisor o cuyo costo es notablemente más alto.

Es cierto que los televisores de gama alta ofrecen mayor calidad en alto rango dinámico y mejor contraste que un proyector. Pero la limitación en el tamaño de las TVs por un lado y su precio por otro, hacen que los proyectores sean el dispositivo más recomendable.

En cuanto a la resolución, tanto los proyectores como los televisores ofrecen 4K, la más recomendable para disfrutar de una buena experiencia tanto por calidad como por oferta de contenidos.

📽 ¿Cómo elegir el proyector correcto?

Anteriormente, te dejé una guía de los mejores proyectores 4k inteligentes según el uso que quieras darle y de tus necesidades.

De acuerdo a la tecnología empleada para generar imágenes en un proyector, encontramos tres tipos: LCD (Liquid Crystal Display), DLP (Digital Light Processing) y LCoS (Liquid Crystal on Silicon).

En rasgos generales, lo mejor de las LCD es la naturalidad de los colores y buena luminosidad en color, mientras que con el DLP se destaca el contraste, luminosidad global, nitidez y la generación de imágenes muy brillantes. Finalmente los LCoS combinan las ventajas de las dos tecnologías anteriores a costa de ser más caros.

Respecto a la densidad de píxeles y resolución, ten en cuenta que no solo estará determinada por la del proyector, sino también de la fuente de la que proceda el contenido. Para una experiencia de cine, es mejor apostar por aquellos con 4K nativos.

Asimismo, debemos fijarnos en el contraste nativo, que relaciona el negro más intenso y el blanco más puro, lo que en la práctica nos ayuda a ver mejor o peor las imágenes. En una sala oscura, por ejemplo, un ratio de contraste nativo 1.500:1 es bueno, pero 2.000:1 o más es mucho mejor.

Por último, la conectividad, cuanta más, mejor, ya que nos permite conectar más fuentes de vídeo diferentes. El HDMI es esencial para lograr una alta definición, pero también nos vendrá bien el VGA y S-Vídeo y DVI para conectar ordenadores.

🔌 La instalación del proyector

Por otro lado, la instalación de los proyectores es más exigente. Mientras que la TV la podemos colocar en un mueble o colgarla en una pared, con un proyector es necesario colocarlo a cierta distancia de la pantalla. Esto, para conseguir el tamaño de proyección deseado.

Además, tampoco se puede colocar de cualquier manera. El proyector tiene que estar en un soporte de techo o en una balda a la altura adecuada para proyectar, intentando que la superficie de proyección sea la misma que ofrece la pantalla.

Muchas personas suelen pensar que proyectar en una pared blanca es buena idea. Pero una pantalla para proyectar es la respuesta más recomendable si queremos aprovechar las características del proyector. Esto debido a que la pintura, aunque sea blanca y sin detalles, no está pensada para reflejar la luz, sino que absorbe una parte de esta.

En consecuencia, perdemos brillo y contraste, por lo que la calidad de las imágenes es bastante pobre.

🖥 Al elegir una pantalla para proyectar

En este punto debes tener ciertas características en cuenta:

  1. Las pantallas de pie no se usan para montar un cine en casa, sino más bien para presentaciones del trabajo o escuela.
  2. Pantallas fijas de pared: son la alternativa más asequible, quedando instalada de forma permanente en la pared que tu elijas.
  3. Pantallas enrollables: éstas quedan fijadas al techo, pero que podremos extender y recoger liberando el espacio de la pared.

En la práctica, la calidad de la pantalla y el proyector son igualmente importantes. Y es que puede suceder que nuestro proyector no disponga de la suficiente luminosidad, pero con la pantalla adecuada se logra mayor ganancia al situar a los espectadores en el centro.

🔊 Un sonido como en el cine

Aunque hay bastantes proyectores que tienen altavoces integrados, si quieres montar un cine en casa y disfrutar de una experiencia completa, es mejor apostar por un sistema de sonido adicional.

Aquí, la opción más sencilla y económica es una barra de sonido, puedes encontrar desde las más sencilla y asequibles que, a su vez, son fáciles de instalar y ocupan poco espacio.

Otra opción son las bases de sonido, estos dispositivos integran en su interior un número variable de altavoces y estos están muy cerca. No obstante, ninguno de ellos es equiparable a tener diferentes altavoces físicamente distribuidos por la sala, como con los equipos de audio multicanal dedicado.

¿Por qué? porque la calidad y la direccionalidad del campo sonoro de las barras de sonido nunca va a ser tan envolvente como el de un equipo multicanal dedicado.

A la hora de elegir un equipo de audio multicanal dedicado, es muy importante revisar las características acústicas delimitadas por el tipo, materiales y tamaño de los drivers, el filtro de frecuencias o la caja acústica, a su configuración.

🎛 El receptor A/V, la estrella de la película

Al optar por estos equipos se requiere de una pieza importante, el receptor de A/V, quien se encarga de procesar el sonido. Y es que mientras que en barras y bases no son necesarios porque integran la lógica para el procesamiento del sonido.

Pero, el equipo de audio multicanal dedicado, es el centro de un centro de cine en casa y lleva a cabo varias funciones:

Primero, de conmutación, ya que al disponer de varias entradas y salidas, en él vamos a conectar todas nuestras fuentes de vídeo. Por lo que allí puedes conectar también tu PC, reproductor de Blu-ray o una consola de juegos.

Segundo, un procesador de imagen, en caso de emplearlo para un TV, que también dispone de procesado de imagen para escalar vídeo y procesar el color, también es bueno saber cuál de los dos aparatos lo realiza mejor.

También, el procesado de sonido, al recibir el audio y el vídeo, se separa las dos señales y las procesa, lo descodifica para «saber» qué información ha de enviar a cada altavoz.

Ahora, los receptores A/V se pueden encontrar desde unos cien euros hasta más de seis mil euros. Pero si buscamos la mejor calidad también podemos ir un paso más allá con los procesadores de sonido envolvente. Un aparato que también ofrece funciones de conmutación y procesado de imagen y sonido pero que no amplifica la señal.

👌🏼 El aislamiento de la habitación

Sin embargo, de nada vale que inviertas en un proyector, pantalla y sonido de calidad si la habitación no tiene las características adecuadas. Más importante aún cuando hablamos de sonido, y es que gran parte de la calidad de sonido que vamos a obtener está condicionada por las características acústicas de la sala.

Por ejemplo, una sala pequeña con una de las paredes cubierta por un enorme ventanal no es lo ideal. Esto debido a que el cristal vibra con el sonido, creando un efecto negativo en el sonido.

Una opción fácil y asequible para mejorar la acústica de tu salón puede ser cubrir las superficies de cristal con telas gruesas para absorber parte de la energía de las ondas que lleguen a ellas, un efecto similar al que obtenemos colocando una alfombra en el suelo.

Otra buena idea, es colocar estanterías o colocar plantas, ya que ellas pueden servirnos para reflejar el sonido en múltiples dimensiones.

Los amantes del séptimo arte ya no tienen excusas para no disfrutar de sus películas favoritas.